Diez falsos mitos de la depilación IPL en hombres y mujeres

Te queremos resumir las claves de esta técnica desde Nuestra Experiencia

pareja

No es la primera vez que te hablamos sobre la depilación IPL, pero esta vez queremos centrarnos en algunas falsas creencias sobre esta técnica. De forma sencilla hablaremos de algunos de los mitos sobre esta técnica estética en auge, que tal vez te vengan bien si estás pensando en comenzar un tratamiento para eliminar el vello ya que es un método ideal tanto para hombres como mujeres.

1. El vello claro o rubio es más complicado de eliminar con IPL.
Es cierto, puesto que dispone de menor concentración de melanina (pigmento) que es el objetivo de la IPL. Pero hoy en día, gracias a los equipos de IPL de última generación, sí se puede eliminar.

2. ¿Es necesario dejar crecer el pelo antes de depilarse?
Es necesario que no se haya depilado con cera o pinzas unos 20-25 días antes de la sesión para que exista el tallo del pelo, que será el responsable de conducir la energía del IPL desde la piel a la matriz del pelo (que es lo que queremos destruir), pero se puede depilar con cuchilla cuando el pelo moleste.

3. La depilación IPL no puede realizarse en cualquier parte del cuerpo.
No es así, el tratamiento puede realizarse sobre cualquier parte del cuerpo incluyendo el mentón, el labio superior, las mejillas, las orejas, la nariz, la frente, el cuello, las axilas, los brazos, el tórax, las areolas, la espalda, la línea alba, las ingles, las piernas, manos, dedos, pies, nalgas…en todas aquellas zonas donde moleste el pelo.

4. ¿Importa que tipo de técnica hayas empleado hasta el momento para que la depilación IPL sea efectiva?
No, es independiente.

5. No se puede realizar la depilación con IPL en verano.
La depilación IPL se puede realizar todo el año. La única contraindicación es la piel bronceada. Si es verano, y se toma el sol con protección o se depilan zonas cubiertas como las axilas, no hay ningún problema. De todas formas, como los intervalos entre sesiones son de 4-5 semanas, se puede hacer una sesión antes  de las vacaciones, y otra después, cuando el bronceado haya desaparecido.

6. ¿No se puede tomar el sol después de la depilación IPL?
Sí, se puede tomar el sol después de la depilación con IPL, pero como en algunos pacientes la piel puede quedar más sensible, se aconseja utilizar factor de protección solar, pantalla total. Una vez han pasado al menos quince días de la sesión de IPL, se puede tomar el sol, haciéndolo con tu fotoprotector habitual, en periodos cortos de tiempo al inicio y siempre que la piel esté perfecta, sin rojeces ni cambios de color.
7. La depilación IPL es dolorosa. 
No, gracias al sistema de frío a –10 grados  la percepción de calor es casi inapreciable.

8. El vello vuelve a salir con el tiempo. 
En el cuerpo no. Excepto algún caso de alteraciones hormonales bruscas, al cabo de un tiempo puede aparecer un nuevo brote.

En la cara, si hay estímulo hormonal, puede salir un poco de vello, pero en mucha menor cantidad y mucho más fino que en el inicio,  ya que la depilación IPL tiene una efectividad de alrededor  90%, con lo que no se puede asegurar que los resultados sean permanentes.Con cada sesión el vello crece menos, más débil y más claro. Lo más probable es que el paciente nunca más vuelva a verse afectado por su aparición.

9. Este tratamiento, no tiene cuidados posteriores. 
No es así, pues cuando se realiza una sesión, la piel queda sin vello y algo sonrosada. Este eritema dura aproximadamente unas dos horas, depende el caso. Los cuidados de postratamiento consisten en la aplicación de cremas con hidratación profunda durante unos días y en evitar todo foco de calor excesivo y de humedad sobre el área tratada (sol, sauna, piscina, bañera). También es necesario que se utilice protección solar total si la zona está expuesta al sol.

10. ¿Con cuántas  sesiones el vello dejará de salir?
No se puede predecir el número de sesiones que se requieren, ya que dependerá de la edad, zona, del color y del grosor del vello y de si es una zona hormonal o se padecen cambios hormonales.